La Población

 

poblacionLa reconquista trae consigo que muchos territorios queden alejados de las zonas de conflicto, creándose un ambiente más propicio para la formación de familias. Esto provoca un aumento de la población, que a su vez va a favorecer la repoblación, por el aumento demográfico en la zona norte. Entre los siglos IX-XII hay un trasiego de gente desde el norte hacia la meseta y la rivera del Duero. A este hecho se le suma la población mozárabe venida de las tierras del sur.

El crecimiento demográfico astur-leonés se debe a la pronta edad de matrimonio (datos extraídos de la nobleza, que es de la que se tiene información). En las mujeres esta edad rondaba los 15-17 años, mientras que en los hombres la edad era sobre 17 años. La mortalidad de la mujer en el parto es muy alta, lo que provoca segundas y terceras nupcias. El 40% de los niños no llegaban a los diez años. Esto sitúa la esperanza de vida más o menos en los 45 años. Como conclusión nos encontramos una tasa alta de nupcialidad, natalidad y mortalidad, con un promedio de hijos por pareja de 3´5.