Los Concejos

 

losconcejosLas funciones que van adquiriendo los núcleos urbanos son de carácter mercantil, artesanal y administrativo. Los reyes van a otorgar una serie de privilegios a las ciudades, que culmina en la creación del Concejo. La base está en la preocupación del rey por restaurar la actividad de la ciudad. Para ello otorga Cartas Pueblas y Fueros, que dotan una cierta autonomía local y cristalizarán en la formación de los Concejos.

Se podía definir el Concejo como la Asamblea de los habitantes de un núcleo urbano. El núcleo comprende la Villa y alrededores que también gozan de esas libertades. Una de las características principales es que participan todos los miembros de la comunidad, para resolver problemas económicos. También participan judíos, extranjeros que residan en la ciudad y clérigos, lo que le convierte en un Concejo abierto y democrático. Pero esta tendencia cambia a partir del siglo XIII, que se convierte en órgano de gobierno y deja de estar abierto para todos. Se empieza a excluir a moradores o gentes que no vivan de manera permanente, como mercaderes y transeúntes. Acabarán participando solo los vecinos, es decir el que paga impuestos y el hijo del que paga. Para pertenecer, hay que demostrar presencia prolongada en la localidad, ser aceptado por el Concejo y pertenecer a una parroquia. Ser miembro implica amistad y solidaridad, con el resto de los vecinos.

Los formalismos del Concejo pasan por ser convocado por un pregonero a toque de campana tañida. Los lugares señalados son el pórtico de una iglesia o una plaza, pero si tiene una norma, tiene que ser en lugar abierto. Como funciones eligen magistrados, ordenanzas municipales, rigen las construcciones de puentes, pesos y medidas y eligen a las personas que les representan.