La Ciudad Medieval

 

laciudadmedievalEn el medievo se entiende por ciudad aquella población que tiene una significativa densidad de edificaciones, funciones económicas no exclusivamente agrarias y la existencia de alguna institución más o menos autónoma. Los tipos de ciudades en la cristiandad son diversas. Están los núcleos preurbanos anteriores al siglo XI, aquellos núcleos que nacen al calor del Camino de Santiago, las ciudades fortaleza situadas entre el Duero y el Tajo, ciudades reconquistadas a los musulmanes y que permanecieron mucho tiempo en su poder (con una gran actividad comercial) y ciudades señoriales o episcopales.

Mientras que en los núcleos urbanos árabes podía hablarse de auténticas ciudades, tal y como hoy las entendemos, (en Córdoba la población se estima entre 100.000 y 500.000 hab. Sevilla más de 80.000 hab. Toledo unos 35.000 hab. y diversas ciudades de veintitantos mil habitantes. Todos datos estimados de comienzos del siglo XI). En la España cristiana los núcleos urbanos no dejaban de ser meros “poblachones” que a duras penas unos cuantos pasaban los 1.000 habitantes.

Es a partir del siglo XI cuando se empieza a ver un pequeño despegue urbano en la España de la cristiandad. Aumentan las edificaciones, aparecen instituciones que regulan la vida interna, y para muchos estudiosos, el revulsivo es la aparición de actividades económicas al margen de las agrarias.