Administración territorial

 

adminterritorialLa reconquista durante los siglos XI-XIII da lugar a concesiones por parte de los monarcas en los territorios ocupados. Cesiones de inmunidad a nobles y eclesiásticos, al margen del poder regio, de la misma forma que los Concejos.

Las tierras de realengo son las que dependen de la corona, al cuyo mando está un Merino Mayor, perteneciente a la nobleza y que administra el territorio. En la corona de Castilla-León había cuatro grandes merindades: León, Castilla, Asturias y Galicia. Estaban también los antiguos condados o mancarrones, que son las tierras cedidas a la nobleza y que se van sustituyendo por honores y tenencias. Los tenentes estaban vinculados a la monarquía. Las tierras cedidas a los monasterios recibían el nombre de abadengos. Por último estaban los Concejos en el Reino de León o Las Comunidades de Villa y Tierra en Castilla, que consiste en un extenso alfoz donde se ejerce el señorío sobre las villas en que se fracciona dicho alfoz. Se generaliza el sistema tras la toma de Toledo.