El Islam

 

elislamLos musulmanes llegan a la península en ayuda de una de las facciones visigodas en litigio. Se encuentran con un estado débil, fragmentado y muy inestable. Para una civilización que se encuentra en pleno periodo de expansión se hace muy difícil evitar la tentación de conquistar un territorio así. Desde que Tariq derrota al rey Rodrigo, en la batalla de Guadalete del 711, hasta que conquistan toda la península, apenas van a pasar cuatro años. La brevedad de la ocupación se debe a la inteligente política de pactos que ofrecían los musulmanes. A cambio de un impuesto podían conservar la lengua, las prerrogativas, los bienes y la religión.

Excepto pequeños “islotes” como el País Vasos y las zonas piranicas y cantábricas, el resto del territorio peninsular queda en manos del Emirato dependiente de Damasco. La hegemonía árabe provoca rivalidades entre las distintas etnias musulmanas: árabes, sirios, beréberes, etc. También en esta época se demuestra la incapacidad visigoda de resistencia. Los habitantes de la península serian algo menos de 2.000.000 de habitantes, los musulmanes que entraron con la invasión serían unos 250.000.

En el año 929 Abderramán III se proclama Califa. Son posiblemente los momentos más gloriosos del mundo musulmán. Tan solo la derrota en la Batalla de Simancas ante Ramiro II manchó un poco su carrera. Muerto Ramiro, las discordias internas del Reino de León y con el Condado de Castilla autónomo, favorece su predominio político y militar musulmán. La otra gran figura del Califato es Almanzor. El “azote” del caudillo al mundo cristiano fue desesperante. Hizo tambalear las estructuras del mundo cristiano y arrasó todas y cada una de las ciudades de cierta relevancia de la cristiandad. Con la muerte de Almanzor el mundo musulmán entra en crisis y acabará desmembrándose en una serie de reinos Taifas. Supone el fin de la hegemonía en la península.

En el periodo que comprende las primeras Taifas viene marcado por la presión que Alfonso VI ejerce sobre los reinos musulmanes. Los reinos de Sevilla y Badajoz reclaman la ayuda de los almorávides. Este pueblo proviene del norte de África y son defensores de la Escuela Malaquí, que hace una interpretación muy rígida del Corán. Desembarcan en Algeciras al mando de Yusuf ben Tasufin que acude en la ayuda de la Taifa de Badajoz, derrotando a Alfonso VI en 1086, en Sagrajas. En el año 1090 Granada, Córdoba, Sevilla y Lisboa estaban bajo su poder. En el año 1108 vuelve a derrotar a Alfonso VI en la Batalla de Ucles, donde muere el único hijo varón del rey leonés. Tasufin toma Valencia, y aunque intentó conquistar sin éxito Toledo, mantuvo a raya a Alfonso VI, que tuvo que replegarse al norte del Tajo. El declive de los almorávides comienza a partir de la pérdida de Zaragoza en favor de Alfonso I de Aragón. En el año 1145 se produce caída definitiva y el comienzo de las segundas Taifas.

Hay sincronía en el nacimiento de las segundas Taifas, con el surgir de los almohades en el norte de África. Estos crecen a expensas de los almorávides, a los que van arrebatando todos sus territorios. Entre 1150 y 1160 todas las Taifas caen en manos de Al-Mamún, caudillo almohade. Aprovechando las discordias entre los reinos cristianos, infligen una importante derrota a los cristianos en la Batalla de Alarcos en 1195. Pero firmada la paz entre los reinos cristianos, Alfonso VIII predica una cruzada contra los musulmanes. Reúne a Caballeros de las órdenes de Calatrava, Santiago y el Temple, milicias concejiles de muchas ciudades, y aunque el rey leonés no participó, muchos caballeros leoneses, gallegos y portugueses se unieron a las huestes castellanas, aparte de contingentes franceses y los reinos de Aragón y Navarra. Un importante ejército de unos 100.000 infantes y 10.000 caballeros, se encontraron con las tropas musulmanas compuestas por unos 350.000 hombres, en el verano de 1212, en Navas de Tolosa. La derrota musulmana fue terminante, y abrió las puertas de la Andalucía bética a los cristianos. Cuarenta años después, solo el Reino de Granada se mantenía en manos musulmanas. En cuanto a los Almohades, las crisis internas llevan a la disolución de éstos en 1224, sucediéndose el periodo de las terceras Taifas.