Un recorrido por toda la provincia

Los templos de belleza sin igual, se multiplicaron por la región, anunciando que en esa zona la guerra había terminado, era hora de dar gracias al Señor.

 

Ver Cómo Llegar



La ya citada iglesia de San Miguel en San Esteban de Gormaz es un buen punto de inicio de la ruta. Al día de hoy es la representación más antigua del románico en Soria y una de las más antiguas de España (s. XI). Su pórtico de siete arcos quizás sea su característica más llamativa, pero no podemos pasar por alto su temática pagana, sobre todo animalista y con una clara influencia oriental. Porticada también es la iglesia de Nuestra Señora del Rivero, los nueve arcos junto con su temática igualmente animalista y de influencias orientales, dota a esta iglesia de un gran atractivo artístico.

En uno de esos enclaves maravillosos que tiene la provincia de Soria encontramos Caracena, que nos muestra sus dos iglesias románicas. Una dedicada a Santa María de única nave, que concluye en el ábside con una torre de planta cuadrada. Encontramos decoración en sus dos portadas, una al norte, la otra al sur. El templo cuenta con tan solo dos ventanas, destaca la del muro occidental que posee una bella celosía. La otra iglesia en honor a San Pedro destaca por su galería porticada de siete arcos (hay que comentar que el número siete era considerado el de la perfección), decorados con escenas cotidianas. Como curiosidad, la entrada al templo no corresponde con el arco central.

La ermita de Santa María de Tiermes en Montejo de Tiermes es otro ejemplo de la representación del románico. Porticada con cinco arcos, presenta una sola nave cubierta con armadura de madera.

Otra iglesia de especial interés es Nuestra Señora de la Asunción en Castillejo de Robledo, posiblemente de la segunda mitad del siglo XII. Templo de una sola nave, debemos reseñar su ábside y los restos pictóricos, también es llamativo aunque posterior, la portada, seguramente de principios del siglo XIII.

Como mecida por el castillo, la ermita se San Miguel en Gormaz de los siglos XI-XIII reclama ser atendida, pues ante su aparente simplicidad guarda un tesoro pictórico, que algunos comparan con los frescos de la ermita de San Baudelio.

El Burgo de Osma con su impresionante Catedral de Santa María, nos deja muestras de su origen románico en el muro sur y sobre todo junto a la antigua sala capitular. También son interesantes las tallas de la Virgen del Espino o el Santo Cristo de los Milagros. La decoración de las arquerías tiene una buena técnica y motivos diversos, ya sean vegetales, zoomórficos, fantásticos o de la vida de Jesús.

En pleno Cañón de Río Lobos encontramos la ermita de San Bartolomé, en la localidad de Ucero. Único vestigio del monasterio templario que allí hubo, de origen tardorrománico o protogótico. Tiene planta de cruz latina con cabecera semicircular y puerta de acceso con un arco apuntado de seis arquivoltas decoradas con motivos vegetales.

En Valdenebro encontramos la iglesia de San Miguel, con un ábside de gran originalidad y belleza. Junto con el ábside, conviene destacar la portada.

Con una sola nave cubierta con un artesonado es la iglesia de San Martín, en Aguilera, fechada en el siglo XII. Posee un pórtico de seis arcos, con otros tres arcos que miran hacia occidente. Los capiteles contienen decoración vegetal de gran calidad.

Otra de las joyas que Soria ofrece es la ermita de San Baudelio en Casillas de Berlanga. La austeridad que muestra por fuera nada tiene que ver con la riqueza artística que atesora en su interior. Probablemente fue edificada a comienzos del siglo XI por la comunidad mozárabe, con influencias islámicas en su construcción. A pesar del expolio que se llevó a cabo en 1922, con los frescos que llegaban a cubrir la totalidad de los muros, aún quedan pinturas de gran valía. San Baudelio en definitiva se puede considerar como un coloso en el conjunto artístico soriano.

Tardorrománico es también la iglesia de San Miguel Arcángel en Caltojar, de principios del siglo XIII. Nos encontramos con uno de los templos más interesantes de la provincia. La fábrica es en piedra de sillería y posee tres naves cubiertas con bóvedas de arista. La portada sur de gran belleza está formada por arquivoltas de medio punto que se apoyan sobre cinco capiteles a cada lado.

La iglesia de San Miguel Arcángel de principios del XII en Andaluz nos concede otra muestra de románico porticado con diez arcos, de los cuales ocho miran al sur, los otros dos al oeste. Decorado mayoritariamente con motivos vegetales.

La villa de Almazán expone dentro del estilo románico tres preciosos templos: San Vicente, que conserva la portada y el ábside, con dos columnas y decorado con modillones de rollos; Nuestra Señora del Campanario con cabecera de tres ábsides y la impresionante espadaña de tres vanos; Y por último y quizás la más interesante, la iglesia de San Miguel. El interior está formado por una planta de tres naves separadas por pilares cruciformes. Una de las mayores curiosidades de esta iglesia esta en el cerramiento del crucero. El paso del cuadrado de la planta al octógono, se realiza mediante trompas formadas por cinco baquetones en degradación. Realizado en buena cantería en la segunda mitad del siglo XII.  Otra muestra que el románico soriano ofrece.

Santa Cristina en Barca tiene una hermosa portada de ocho arcos apoyados sobre capiteles con decoración vegetal, excepto en el capitel octavo, que aparecen representadas dos arpías. La pila bautismal prerrománica es otro de sus atractivos.

Villasayas y su templo de Nuestra Señora de la Asunción es otro ejemplo más de románico porticado. En el acceso al recinto encontramos una portada con forma de arco del triunfo renacentista. Citamos también la torre adosada construida posteriormente.

La iglesia de la Inmaculada Concepción de Mezquetillas, con unos muros de metro y medio de grosor, indica que parte de su estructura tomó cuerpo de una antigua torre defensiva. Destaca tambien el porticado tan prolífico en el arte románico de la provincia.

La ermita de Todos los Santos en Garray es del siglo XII. Conserva la portada y la cabecera absidial. En el interior, aunque muy deterioradas, se han encontrado pinturas románicas. La portada meridional tiene un tímpano decorado con rosetas.

Otro ejemplo que se debe de destacar es la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles en Fuensauco, de una sola nave con coro y ábside semicircular. Las almenas que incluye muestra que estuvo fortificada. También mantiene especial interés la espadaña de cuatro vanos.

Nuestra Señora de la Asunción en Hinojosa del Campo es un espléndido ejemplo de iglesia fortificada. Tiene dos torres adosadas, una de origen árabe del siglo X, la otra posterior y de fábrica cristiana.

La iglesia de Tozalmoro aporta una peculiaridad, una sola nave con dos puertas, una al norte y otra al sur. La gran cabecera tiene un ábside semicircular unido a un presbiterio recto. El interior de la nave lleva cubierta de madera.

Omeñaca y su iglesia de la Inmaculada Concepción, aunque mayoritariamente gótica, conserva  de estilo románico el muro meridional con una portada y una galería porticada de siete arcos.

No podemos saltarnos Ágreda en esta ruta. Su ermita de Nuestra Señora de la Peña tiene como peculiaridad la doble nave y en su origen también la doble cabecera. También destacar las cuatro arquivoltas de la portada sur con finísimas cenefas de decoración geométrica y vegetal. La iglesia de San Miguel reconstruida en el siglo XV conserva la torre románica con elementos decorativos interesantes en sus cuerpos superiores.

La iglesia de San Pedro Apóstol en Cerbón de doble nave y doble cabecera, tiene adosada una torre campanario de tres cuerpos. Mantiene un estado de conservación bastante óptimo.

Valtajeros y su iglesia fortificada de Nuestra Señora del Collado es otro de los ejemplos del floreciente románico soriano. Tiene los muros coronados por almenas y atravesados por saeteras. El interior es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón apuntado.

San Pedro Manrique ofrece su granito dentro del románico. San Miguel de Tours es un templo de tres naves y gran amplitud. Conserva todavía algún resto del primitivo templo románico además de las ruinas del monasterio templario o las ruinas de San Miguel.

En Yanguas nos vamos a encontrar la torre de la desaparecida iglesia de San Miguel, datada cronológicamente en 1146. Caso curioso porque este tipo de construcciones tuvieron su auge en los siglos X-XI. Torre de planta cuadrada y sillarejo con vanos de medio punto y ventanas geminadas con parteluz. Destacar también las tallas románicas de la Virgen Entronizada y del Cristo de Yanguas.

Soria merece una mención especial teniendo en cuenta la cantidad y magnitud de monumentos que ofrece:

La concatedral de San Pedro si bien se hundió en gran parte en 1520, y estuvo varios años así hasta que se reconstruyó en estilo gótico, todavía es posible observar los vestigios del antiguo templo del siglo XII. Como ejemplo, está el claustro, de grandes dimensiones y originalmente de planta cuadrada y de un solo piso. Las columnas afloran en parejas compartiendo capitel con decoración animal, vegetal y figurativa. También conserva los ventanales del hastial sur del crucero y algún detalle en los exteriores.

De la románica San Juan de Duero se conserva tanto la iglesia como el claustro original. Este último destaca por lo peculiar y diverso de los estilos artísticos que se representan en los tramos de sus arquerías. La iglesia de construcción sencilla observamos que nave, presbiterio y ábside son semicirculares. Destacar también los dos templetes adosados a los muros, en el inicio de la nave, que se coronan con sendas cúpulas, una cónica, la otra semiesférica. Se completa el ornamento de esta iglesia con columnas decoradas.

San Juan de Rabanera es otro ejemplo de belleza románica de la capital. Tiene planta de cruz latina y destaca en el exterior por la estructura y decoración del ábside semicircular, que en vez de las tradicionales columnas tiene pilastras acanaladas que se adornan con ventanales apuntados sobre columnas y arcos ciegos con grandes rosetas, que le dotan de esa esencia personal. Posee dos portadas, la sur es sencilla y se encuentra cegada, la puerta oeste procede de las ruinas de la iglesia de San Nicolás, que estaba edificada al lado de la concatedral. Esta portada tiene cuatro arquivoltas, tímpano y tres pares de columnas. En el interior el ábside con gallones, la bóveda de cañón y el crucero son los elementos más atractivos. En la iglesia de San Juan de Rabanera se aprecia el paso del románico al gótico.

Por último destacaremos la iglesia de Santo Domingo. Podemos decir que la construcción en un principio de tres naves, quedó inconclusa. Lo más relevante de esta iglesia es su fachada dividida en tres cuerpos o secciones. La portada con cuatro arquivoltas y el tímpano, que unido a las arquerías que se extienden por toda la fachada y el hermoso rosetón, conceden a este templo una configuración única y excepcional dentro del románico.