El Feudalismo

 

elfeudalismoconceptoEl concepto de feudalismo es un tema que se ha debatido ampliamente por los expertos en la materia, sin llegar a una definición concreta y que abarque todo el significado de la palabra. La base de este concepto parte de un sistema económico, social y político, cimentado en el vasallaje y la dependencia personal. Los feudos nacen por la cesión de reyes o nobles a otros nobles, tanto laicos como eclesiásticos, de un feudo o propiedad territorial. A cambio los perceptores de dicho feudo contraen una serie de compromisos. Por lo cual se crea un vínculo de dependencia, en cuya virtud el perceptor del feudo queda obligado a prestar servicios de vasallaje y fidelidad auxiliándole en caso de guerra, problemas económicos o necesidad de consejo. A su vez, el señor se compromete a proteger al vasallo y velar por el futuro de su familia en caso de que el vasallo muriera.

 

El feudo otorgado comprendía la tierra y los habitantes de la misma, que pasaban a servir al nuevo señor. Se puede considerar al feudalismo como un régimen de producción, consistente en una imposición forzosa de obligaciones al productor, a cambio de ciertas exigencias económicas o laborales. Lo que identifica claramente el feudalismo con la servidumbre, como una obligación hacia el señor por parte de la masa productiva: prestación de servicios, pago de cantidades en productos o en dinero. La propia evolución de la sociedad medieval va a dar lugar a ciertos cambios, algunos tan relevantes como la obligación de pagar la renta en dinero al señor. A posteriori será una de las causas de la caída del feudalismo, debido a la excesiva presión ejercida por parte del señor hacia los siervos, en su afán de aumentar sus ingresos. Este sistema alcanzó su apogeo en Europa en los siglos XI al XIII.


Contrato feudal
El contrato feudal entre el señor y su vasallo se sellaba a través de la ceremonia del vasallaje.
Los ritos que se realizaban debían cumplirse en forma exacta:

- Homenaje y juramento: El vasallo se arrodillaba ante el señor, colocando sus manos entre las de él, expresándole el deseo de servirle y jurándole fidelidad. El pacto se sellaba mediante un beso entre ambos quedando formalizado el pacto.

- Investidura: Como acto de concesión de la propiedad, el señor entregaba al vasallo un elemento simbólico.

Las obligaciones del vasallo pasaban por prestar servicios militares, auxilio monetario y brindar consejo al señor; el señor a su vez se comprometía a proteger a su vasallo y garantizar el futuro de su familia en caso de que éste muriese. El incumplimiento del contrato por alguna de las partes sería considerado un acto de felonía:
El incumplimiento por parte del vasallo implicaba el despojo de su feudo.
El incumplimiento por parte del señor rompía el contrato feudal entre ambos, pudiendo el vasallo abandonar a su señor y procurarse otro mejor.